was successfully added to your cart.

El concepto de red social ha adquirido una importancia en los últimos años. Es una expresión del lenguaje común que asociamos a nombres como Facebook, Twitter… Pero su significado es mucho más que eso, más amplio y complejo.

Las redes sociales ocupan un lugar relevante en la nueva forma de usar y entender internet. Por ello vamos a definir las redes sociales teniendo en cuenta todos estos matices con el fin de entenderlas mejor como fenómeno y como herramienta.

En el sentido amplio, una red social es una estructura formada por personas o entidades conectadas y unidas entre sí por algún tipo de relación o interés común. Las redes sociales han sido estudiadas por muchos y diferentes campos, desde la antropología y la sociología tratando relaciones de parentesco en grupos pequeños hasta las nuevas investigaciones sobre diásporas de inmigrantes en entornos multisituados; pasando por las matemáticas o las ciencias de la computación las cuales buscan describir las propiedades de una red social.

Otras teorías sobre las redes sociales han sido concebidas y analizadas como la popular teoría de los Seis grados de separación. Esta teoría sostiene que se puede acceder a cualquier persona del planeta en solo seis “saltos”, por medio de una cadena de conocidos las personas están relacionadas unas con otras a través de cinco intermediarios. En 1967, el psicólogo estadounidense Stanley Milgram realizó el experimento del mundo pequeño con la intención de demostrar la teoría. El experimento consistía en enviar una postal a un conocido para que, a través de su red de contactos llegara a un destinatario del que sólo sabían su nombre y localización. Milgram constató que hacía falta entre cinco y siete intermediarios para contactar con una persona desconocida.

Esta teoría ha sido muy estudiada y también cuestionada, pero con la aparición de Internet y el auge de las redes sociales online cada vez parece más fácil comunicarse con cualquier persona, exclusivamente en seis pasos.

En el lenguaje informático, la palabra red, por sí sola, ocupa un lugar destacado. Como ya sabemos, llamamos Internet a la red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación (Diccionario de la Real Academia Española, DRAE). Resulta obvio que la tecnología con la que trabajamos se basa en la organización en red, con una articulación que nos permite estar conectados por encima de las barreras físicas, y una disposición a la co-operación por medio de esas conexiones.

El cambio se da verdaderamente a nivel usuario, que pasa de ser consumidor de la Web a interactuar con ella y con el resto de usuarios de múltiples formas. El concepto de medios sociales hace referencia a un gran abanico de posibilidades de comunicación como blogs; juegos sociales; redes sociales; videojuegos multijugador masivos en línea (MMO); grupos de discusión y foros; microblogs; mundos virtuales; sitios para compartir vídeos, fotografías, música y presentaciones; marcadores sociales; webcast; etc.

El cambio de mentalidad que supone esta nueva forma de comprender y utilizar Internet desarrolla la auténtica interacción, los individuos establecen relaciones entre ellos y las redes personales se convierten en lo más importante. Siguiendo este razonamiento, podemos definir las redes sociales on-line como estructuras sociales compuestas por un grupo de personas que comparten un interés común, relación o actividad a través de Internet, donde tienen lugar los encuentros sociales y se muestran las preferencias de consumo de información mediante la comunicación en tiempo real.

IMPACTO SOCIAL DE LAS REDES

Contar con una buena base de datos, el poder impactar con tus mensajes a miles de usuarios y disfrutar de un canal de comunicación bidireccional, son algunos de los puntos más importantes de tener presencia digital hoy en día. Pero, pese a la creencia de muchos, no todas las redes sociales funcionan de igual forma para todas las empresas, y el motivo es simple: el público objetivo.

Cada red social tiene un público objetivo predilecto, por ello es interesante saber en qué red social se encuentran activos los usuarios que realmente tienen puntos en común con tu negocio y que a la larga podrían convertirse en potenciales consumidores de tus productos y servicios. Si bien es cierto que todo esto hay que tenerlo muy en cuenta, no hay que perder de vista que hay ciertas redes sociales que son más imprescindibles que otras dentro de la estrategia empresarial. ¿Sabes cuáles son? Te las definiremos en próximos artículos, por lo que estate atento y no te los pierdas.

Leave a Reply